un dia

viernes, 17 de diciembre de 2010


-------------------------

Al fin, por fin, en fin, ¿que queda?

--------------------------

Ya todo lo que fue, lo que fui

Y lo que vi

Se transforma en cenizas de color indefinido que no revela nada más que abandonó

Los sentimientos y pensamientos que los inundaban de confusión se incineraron en la última apoteosis.

Y aun así son muy pesados como para que se los lleve el viento transformándolos en ecos, y muy livianos como para ser sepultados en la sombra de un olvido.

-------------------------------------------------------------


Palpita con fuerza destructiva desde mi interior, intenta salir por mis ojos y golpea sus puertas estrepitosamente para volver a tomar vuelo y caer.

Concentra su liderazgo en el espacio vacio entre mis sienes, debajo del rio oscuro de hilachas, confeccionando montes volubles que duelen y caen... al mismo tiempo que las primeras gotas que recorren las marcas del tiempo y la herencia.

---------------------------------------------------------------------------

de que sirve ver, si uno pierde de vista tan fácilmente...

















solo el silencio perturba a la muerte, el fin de aquellos tiempos de inconciencia son la ironia de la vida...

y e aqui lo que algun dia acontecio

miércoles, 28 de octubre de 2009

Ya no queda espacio para mí
Mi eco lo ha abarcado todo
Ya no puedo distinguir
La silueta es borrosa y la luz se vuelve perpetua
El sonido proviene de las inmensidades
Golpeando mi mente como si fuera un tambor
Un conjunto de conciencias ajenas que se apoderan de los gritos del abismo

Solo cuando todo esto desaparezca
Podre escuchar mi propia voz
Un pequeño murmullo que todos intentan acallar

Quiero gritar y poder oír solo el despertar
Solo en silencio, solo una alborada más…
En soledad…

No buscare determinadamente
Solo lograría encontrar el determinado vacio
Que se produciría cuando silencie lo indeterminadamente ignorado
Que no habita en mi ideal

No encontrare en lo ajeno
Lo que busco para mí
Solo quedare en silencio
Y dejare que yo me encuentre al final




No caminare sobre un cristal
Que me distancie de la arena
Porque al terminar…
El peso de las ilusiones
Lo romperá
Y Los vidrios rotos mi imagen destrozaran
Dividirán mi sequito de pensamientos
En los canticos de la pluralidad
Sin que se puedan volver a encontrar
Sin que puedan volver a formar
Aquello que solo yo comprendí
Mientras era yo…

Solo debo permitir
Que las arenas del ciclo
Me traguen
Y así…
En algún momento en la oscuridad
Podre escuchar
La propia marea de los sueños
Intoxicando nuestro tiempo
Que se librara de su propio peso
En el desmoronamiento
Al que esta destinado
En su secularidad
Grano por grano
Dejaran de ahogarme
En su importancia
Y la mar se los llevara
Para acogerme en soledad
Gritando el viento que me las devolverá

Photobucket

promesa eterna

lunes, 19 de octubre de 2009

Photobucket

Prométeme
Que si me pierdo en las arenas del exilio
Levantaras una oscuridad que sin importar el lugar
Yo pueda observar

Prométeme
Que podrás encontrar
A través de mis ojos
Mi alma que perdida estará

Prométeme
Que si caigo una ves más
No me dejaras mantenerme en el suelo esta vez
Sino que me instaras a saltar al abismo
Y si es necesario me empujaras

Prométeme
Que si el silencio no me deja hablar
Escribirás entre mis pupilas lo que quieres hacer
Para poder leerlo en mis sueños al caer

Prométeme
Que si me abandono al lugar
Aun así a mi lado caminaras
Porque es imposible el hecho de que tu no me encontraras

Prométeme
Que el cardenal de nuestras pesadillas
No podrá ensuciar
Los soliloquios de nuestro sentir
En las campanadas del nuevo despertar
Y en un momento
Desnudo de purezas
Se vislumbrara

Pero por favor
Prométeme
Que el vacio no volverá
Que no me consumirá una vez más
Que su abrazo frio, no destruirá aquello
Como ha hecho con todo lo demás
Puesto que no es solo mío
Más tampoco es del tiempo
Sino que es nuestro en su totalidad
Aunque no conozcamos aun
Más que la alborada de su despertar
Es de nuestro sentimiento que ha logrado brotar
Y se ha formado en su oscuridad
Como un universo
Que ha sido legado
Por el cadáver de lo que fuimos los dos.


Y yo te prometo
Que nunca podre dejar
Ni aunque termine el porque
Ni aunque olvide todo y de mi ser
Lo demás sea arrancado
Ni aunque el día destructor de sombras
Cabalgue raudo y velos
Y logre desvirtuar el velo que era un sueño
Donde su debilidad le impide cegar
No lograra hacer desaparecer lo que su luz no puede alcanzar
Mi sentimiento por ti
Nunca podrá destrozar
Ya que este nació en soledad
Y se mantendrá en la perpetuidad de mi alma
que por ti siempre ha de buscar
Te lo prometo.

no puede tener nombre

viernes, 10 de julio de 2009

siertas noches...

Cada ciertas noches, las mas felices que e tenido, recorro el mismo sendero abandonando mi hogar junto a ti, para volver al lugar en donde debo reposar. Con un cigarro en la mano para intentar mantener el calor de tus besos en mis labios, comunicándome con el frio a cada paso que doy en su tranquilidad. Mientras a mi mente como susurros, llegan los sonidos de las callejuelas y nuevamente el mismo perro me sale al camino detenido por una reja, pero esta vez le respondí: “buenas noches para ti también”. Y es que este viaje no es muy diferente a las demás, “salvo en lo que a ti me ah conseguido acercar”. Y de aquello bajo mis brazos llevo un monumento al sentimiento, erigido por ti, por tus dedos que con dulzura han escrito y hecho para mi, aquello Que es lo más valioso que e podido obtener al final, por que es un reflejo de lo que tu sientes por mi…


universos...


Mi mente esta inundada de recuerdos, palabras, imágenes, sonidos… que a ti me acercan, quizás como se acerca un hombre que al viento estira su mano para poder coger la luna. Pero aquel no ah tenido la suerte que e obtenido yo, de anidar en su alma “y los gritos de esta ya no son ecos, ni siquiera gritos”, sino que es un cantico que profundamente en soledad alaba este sentimiento, anhelando poder estar junto a ti nuevamente. En el coro me recuerda que estoy en ti y tu en mi hasta el final entrelazados por aquello, que ya no puede recibir nombre creado por ser alguno, aquello que nace de los dos, que crea un universo de los dos, solo para los dos y la muerte de todo lo que no pertenezca a los dos, acallando en la inmensa oscuridad de nuestro querer todo lo que nos sea ajeno al otro, para el cual la palabra amado ya ah quedado empequeñecida y cegada ante la inmensidad de este universo.



tu corazon...

Tu corazón me guía a cada parpadear, a cada suspiro, cada aliento que doy por ti, si… los doy por ti, para poder volver a tus recuerdos que se acoplan al sonido de mis pasos, aquellos que inconscientemente me llevan a mi destino en donde te seguiré recordando, en donde intentare nuevamente, poder crear algo que intente entre los silencios de las letras, ser una sombra de lo que a ti me une…

fin

martes, 7 de julio de 2009

La tenia entre sus brazos, al fin, por fin… -mh- y en fin, ahora todo parecía tener sentido. Mas la lacónica y espeluznante luz del día comenzó a abarcarlo todo, a desvelar lo que acariciaban las dulces sombras… y en el rostro de ella, como en un grito de libertad, obtenida después de milenios de prisión, por fin libre… se logro mostrar aquello. Y el comenzó a verlo, percibirlo en las confecciones de su rostro, aquel rostro que parecía la puerta a la libertad del horror.

Y paulatinamente, la inmensa oscuridad de sus ojos, aquellos que el sentía que acababan en infinito, fue completamente tragada por el miedo… abrumado, el quería; intentaba gritar con todas su fuerzas, pero lo único que logro formar fue una mueca de horror mientras retrocedía, tambaleante, ante aquello… Hasta que ya solo pudo observar una lagrima que surcaba aquel rostro ahora tan extraño y tan miserablemente familiar a su ves, aquella lagrima era el único escape-pensó-. Que su alma había podido obtener secretamente, a expensas de la criatura, esta en su cuello le hipnotizaba y secretamente le susurraba a su homónimo -sálvame, ayúdame a escapar, quiero estar contigo-…

Acto II

Corrió ya casi ciego por la luz del alba, se escurría entre ¿Matorrales o callejuelas? Poca diferencia en aquel momento había, mientras existiese distancia entre el y el miedo, que le seguía ya pisándole los talones, quizás, -pensó- estaba divirtiéndose de su inútil intento de escapar, de forma inconsciente y en medio de la desesperación, intentaba nuevamente gritar, pero ya no tenia aliento y además, sabia que nadie lo ayudaría.

Por otra parte, sus ojos antes casi calcinados cada ves se adaptaban mas a la inquietante luz de la alborada, que le mostraba lo que el no deseaba ver, esa luz que no le permitía esconderse en ningún lugar bajo el manto de las sombras, como si lo persiguiese junto al miedo…

El camino se hacia interminable, pero el añoraba que no se encontrase con un fin, por que sabia perfectamente que también seria su fin. Sus rápidas pisadas perturbaban la molestosa calma del lugar y el aliento cálido del miedo llegaba ya asta sus oídos. Derrepente comenzó a sentir que algo cálido y acuoso, acariciaba a la vez que surcaba su piel, rápidamente bajo su mirada por un segundo y con un extraño alivio, percibió que era su sangre, la cual brotaba de las profundidades de su cuerpo, oscuridad que había sido descubierta por las protuberancias del camino seguido, las que terminaron por rasgar su manto de piel.

En esos momentos tubo un extraño reflejo del cual nunca terminaría de arrepentirse, termino por perseguir con la mirada el líquido burlesco de su existencia, que se escurría en el aire quedando ya atrás. Y entonces en medio de este perseguimiento, los vio… aquellos ojos hipnotizados del miedo, clavados en el desfile de su sangre, persiguiéndola, disfrutándola quizás, ¿Alegrándose del fruto logrado de su anhelo? El anhelo del miedo…, ojos que deseaban convertirse en realidad, que buscaban ser mas que un miedo… ser un fin…

Acto III

Ya no pudo soportar el seguir mirando aquellos ojos y se tambaleo, perdiendo el equilibrio, callo y por fin grito…, grito con todas sus energías, perdiendo su vida en ello, su grito era un quejido de dolor, pronunciando cada letra con desesperación… grito una y mil veces su nombre, su dulce nombre… pero nadie respondió… y vio, como esa pequeña lagrima, al final se desprendía del cuello del miedo, en su viaje a la dispersión, al frio suelo que con indiferencia y dureza le recibiría, sin que el tuviese el valor de coger aquella lagrima, aquella alma, en su viaje al olvido…

debilidad

domingo, 14 de junio de 2009

A veces, deseo dejar de ser fuerte
Agujerearme de cobardía
Y permitir que el dolor consuma los sentimientos
Abandonarme en un rincón
Y correr hacia los brazos de la nada
Cerrar los ojos
Y no sentir más

Dejar que el equilibrio fluya
Como quizás siempre debió de hacerlo
Dejar de luchar
Y solo existir
Terminar por caer
Y no sentir el golpe
No sentir más…



permitir que todo lo hecho
no aya servido para nada
abandonarme
sin necesidad de consuelo
y solo continuar
sin necesidad de perdon
y solo mirar
sin necesidad de observar
y solo caer
sin necesidad de gritar...

soliloquĭum de dos almas....

jueves, 21 de mayo de 2009

Ella: amo ser el viento y rozar tu rostro
Él: amo poder escuchar tu canto, en el silbido del recuerdo
Ella: amo sentir la tierra con mis manos, y llevarla lejos en un sueño aparentemente estático.
Él: creando un universo, formado sólo de la quimera de nuestros pensamientos y sentimientos que bañan el ambiente, difuminando la realidad que se transforma en un lejano recuerdo
Ella: que nuestros ojos cierran sin preámbulos.
Él: el telón del escenario cae y nosotros atrás de él, separados por una cortina de ilusión de todo lo demás, nos transformamos en sombras desconocidas a cualquier personaje de esta obra titulada vida
Ella: let us be shadows and fly around
Él: volar en un abismo que no tiene fin, caer al vacío de lo que no trasciende, más que en nuestros corazones
Él: y germinar en el final de este sentimiento...
Ella: que nos hace caer en la oscuridad, iluminados solo por nuestras almas, caer, tierra junto a viento en una danza pausada, espirales de una hoja que de un alto árbol se marea al compás del no-tiempo, arrullada por su anhelante lecho
Él: y las hojas caen en el espiral de nuestro sentimiento, juegas con ellas para después tocar la tierra como un beso y un secreto que solo los 2 entendemos
Ella: caeremos entonces en espiral desde un barranco, tierra y viento corriendo esperando volar sin las alas que nos puedan llevar, pero siempre sabiendo
Él: que es el amor... el que une nuestros pensamientos... y que la distancia sólo es oscuridad, que a veces nos impide ver la mano del otro que no se separara más... y que siempre sentiré el tacto de ella aun cuando no sepa donde ir... sólo el seguir a tu lado me bastará... nos bastará..
Ella: dando pasos en la oscuridad, sin importar a donde llegar, siempre que estemos juntos, memoria en eternidad
Él: la niebla de tus ojos me impedirá ver, aquel sufrimiento que el destino me pueda traer, y el tacto de tus labios aliviará el dolor de cualquier herida que la humanidad me pueda hacer...// y yo de ti cuidaré hasta que la muerte nos junte…
Ella: burlándose de la vida con su intento vano de mantener la eternidad-tan fatalistas q somos amor...
Él: yo se que en algún lugar, en algún pensamiento, el tiempo nos abandonará, lograremos escapar de su frialdad y aunque sea un halo de nuestro ser se volverá inmortal en nuestro sentimiento
Ella: burlamos al tiempo, somos una joda al tiempo mientras nos besamos sin importar nada, porque no nos importa el estar o el ser... somos el caos en unísono
Él: el tiempo se ha desembarazado de nosotros, nos reniega, en su lugar nos adopta el caos que es ameno a nuestro sentimiento y se guía por el compás de nuestros pensamientos que suenan al unísono conformando la sonata de este sueño del que no deseo despertar
Ella: permanecemos soñando, podemos vivir y atender al mundo en nuestro sopor incontenido, siempre seremos lo que nuestros ojos no nos pueden mostrar, tan cerca, tan lejos, que la niebla retuerce y suelta ahogándonos en nuestra sed
Él: la niebla cegará nuestros sentidos, sentiremos ser sólo uno, seremos hijos de la luna, el mito será realidad y yo por siempre te podre guardar, la tierra y el cielo se unirán, nunca más se separaran... el caos nos atraerá y solo nuestro sentimientos tendrán sentido dentro del final... que se transformara en una eternidad...
Ella: seremos eternos tras el gran telón que cierra cómplice nuestra vida, seremos por siempre la tierra y el viento, y vagaremos libres, sin ataduras de cuerpo o mente
Él: las sombras nos cubrirán y el silencio nos acogerá, la luna nos guardara en sus lágrimas y las estrellas iluminarán nuestro andar en lo que ya no es ni cielo ni tierra sino nuestro estar...
Ella: caos por la luna, caos complementado en armonía, lo que está destinado a ser en esta trama de mentiras llamada vida, cubiertos por la sombra de la luna
Él: alejándonos cada ves más de la cordura, en este abismo de sueños que se difumina en nuestro avanzar sin mayor guía que nuestro querer... alejándonos de todo aquello que alguna ves nos atormentó, para existir tan sólo en el sueño del otro... y perder la noción de lo que alguna vez significó vida..
Ella: cerrar los ojos, abrir el alma y el corazón a la oscuridad que afuera espera (que adentro espera), dejarse llevar porque nada puede tocarnos
Él: nada... y seremos nada por que seremos inentendibles en nuestra quimera que lo abarcara todo... como la niebla que nos ciega y nos da cuenta de que tu mano es la que acompaña mi eterno vagabundear...
Ella: en una ceguera sostenida en la que da igual tiempo y lugar,un grito incontenido en la irrealidad del deseo

Eclipse inicial

domingo, 19 de octubre de 2008

Vallamos al centro del eclipse
De tus labios y mi vos
Encadenados de palabras
Profundas del alma
Rodeados de seres alados caídos y divinizados
Entre un inquieto lamento
Para glorificarnos
Y dejar de latir
Amar hasta morir
El cielo a de sangrar
Y el universo hoy
Será creado de los dos

Deja desnudar tus secretos, tu fe
Despacio
Entre las sombras danzando
Tu inocencia me va hipnotizando
Las lunas de sueños muertos
Serán nuestras cómplices
Enamoradas de aquello
Que nace entre los dos
Entre espinzas y rosas
Quedamos enredados ya de amor
Y que el universo hoy
Sea el cadáver de los dos